top of page

ASCOGI24: Controversias en el tamizaje del cáncer colorrectal (CCR): Eficacia frente a efectividad según las modalidades

GI
Imprescindibles de la semana

Fecha

21 ene 2024

Resumen

En la primera presentación, el Dr. Michael Bretthauer, gastroenterólogo de la Universidad de Oslo, destaca la pregunta crucial sobre cuál debería ser la modalidad principal de tamizaje recomendada: ¿la colonoscopia o la sigmoidoscopia flexible? Gracias a estudios como el realizado por el Dr. Junn y colaboradores, que utilizaron sigmoidoscopia flexible con seguimiento a 15 años, y el grupo del estudio NORDIcc, que solo empleó colonoscopia con seguimiento a 10 años, se evidencia que ambas reducen el riesgo de nuevos casos de CCR entre un 20% y un 21%. Además, la disminución del riesgo relativo de muerte por este tumor se sitúa entre el 16% y el 20%, concluyendo que los beneficios son similares y que la elección entre una u otra dependerá de las prácticas clínicas de cada médico. 


Sin embargo, el Dr. Bretthauer revela que en su práctica prefiere la colonoscopia, considerándola un procedimiento más limpio que permite una mejor preparación del paciente en comparación con la sigmoidoscopia. La colonoscopia, realizada en un solo tiempo, es considerada por él como un enfoque más avanzado, mientras que la sigmoidoscopia es percibida como obsoleta.


En la segunda ponencia, el Dr. Theodore R. Levin de la División de Investigación de Kaiser Permanente en Oakland, California, aborda la cuestión de si las pruebas basadas en heces deberían ser la principal modalidad de tamizaje recomendada. Basándose en el estudio SCREESCO, destaca que las pruebas FIT tienen una mayor adherencia y aceptación por parte de los pacientes en comparación con la colonoscopia (55.5% vs. 33.3%, respectivamente). Argumenta que, dado que ambas son invasivas y una es más incómoda que la otra, la elección entre ellas debería depender del contexto y las preferencias del paciente. 


Levin señala que las pruebas FIT tienen una alta sensibilidad (77%) y especificidad (95%), pero reconoce que pueden resultar costosas para el sistema. Concluye proponiendo que estas pruebas deberían considerarse como la primera línea diagnóstica para el CCR y no solo como una opción más.  Además, destaca que las pruebas de heces permiten identificar a aquellos fuera del rango de tamizaje recomendado, como personas de 45 a 49 años, visitantes infrecuentes al médico después de la pandemia y aquellos que no pueden someterse a procedimientos invasivos como la colonoscopia.


En su charla titulada "Pruebas sanguíneas no invasivas para el tamizaje del CCR: ¿Un cambio radical?", la Dra. Aasma Shaukat, directora de investigación de resultados en gastroenterología de la Universidad de Nueva York, destaca la necesidad de ampliar la edad de tamizaje para hombres y mujeres a partir de los 45 años (recomendación B según las guías USPSTF) usando biomarcadores sanguíneos que similar a los datos obtenidos con las pruebas FIT, estos  muestran una sensibilidad del 74% y una especificidad del 90% para el diagnóstico de CCR, con una notable adherencia del 99.5%. 


La Dra. Shaukat subraya la necesidad de evaluar los riesgos y beneficios, considerando la capacidad de estas pruebas para identificar la historia natural del cáncer, detectar la enfermedad en sus primeras etapas, abordar sesgos temporales y de duración, y resolver brechas críticas. Estas pruebas ya están disponibles en el mercado, lo que plantea la pregunta fundamental: ¿por qué no aprovechar su potencial?.

Referencia

Contenido para ti

Ojo a esto: ¡ PRIMICIA !
PRODIGE 59-FFCD 1707-DURIGAST: FOLFIRI + Durvalumab con o sin Tremelimumab en el tratamiento de 2 L del adenocarcinoma gástrico o de la unión gastroesofágica avanzado
Imprescindibles de la semana
ASCOGI24: Nuevos horizontes en la radioterapia (RT) del cáncer de páncreas (CP)
El estudio estrella
El estudio estrella de ASCOGI24: El CodeBreak 300

¿Ganas de más?

bottom of page